15.7.15

Sergio Ramírez dice que su última novela es "transgresora" porque "reinterpreta el papel de la mujer"

Afirma que hablar "dentro de la mente y el corazón de una mujer es un verdadero desafío" 

 
Sergio Ramírez, autor nicaragüense  de su última novela,Sara./lainformacion.com
Sara de Sergio Ramírez.


El escritor nicaragüense Sergio Ramírez ha afirmado este martes en Santander que su última novela, Sara, es una obra "transgresora" porque "reinterpreta el papel de una mujer" (el personaje bíblico de Sara) y narra cómo vivió junto al patriarca Abraham "como una mujer marginada, cuya vida está llena de silencios, que vivía escuchando las conversaciones masculinas detrás de una cortina", por lo que ha asegurado que está "emparentada" con  La regenta, de Leopoldo Alas Clarín. "La novela se ocupa de cómo esta mujer intenta ingresar en este mundo que le está vedado y cómo busca su libertad, su independencia, insertándose dentro de este mundo en el que aún le está prohibido reír porque la primera gran prohibición es reírse y reír es una transgresión", ha resumido en una rueda de prensa con motivo de su curso 'El autor y su obra. Confesiones de un fabricante de mentiras', que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander. Ramírez, que interviene en los  Martes Literarios, también ha manifestado que La regenta  es "un retrato de una sociedad muy conservadora y vetusta y donde los prejuicios pesan tanto sobre el mundo de una mujer que al final termina siendo una víctima". Por ello, ha comentado que "la gran enseñanza de Clarín" y de su novela es "cómo puede revivir de una manera tan monumental" un tema "tan decimonónico, tan paradigmático en el siglo XIX", en referencia a "la mujer engañada y destruida por los prejuicios de la sociedad en base al engaño sexual", que se trata en obras como Ana Karenina  o Madame Bovary. Y en relación con el personaje de su novela  Sara, Ramírez ha afirmado que entrar dentro de la vida de una mujer y hablar dentro de su mente y su corazón es "un verdadero desafío porque representa un gran misterio". Además, ha asegurado que "es probable" que en la realidad haya existido una mujer que haya vivido este tipo de situaciones porque "la literatura está hecha de las grandes posibilidades y no es más que un espejo de las realidades". "En este caso, no he investigado tanto como para saber cuáles fueron las fuentes de Clarín para formar este personaje, pero estoy segurísimo de que en la tradición de la ciudad (Oviedo) debió haberlo como en cualquier lugar", ha afirmado. Al respecto, ha reconocido que en su propia familia se ha producido esta situación porque una tía suya "fue embarazada por un burlador", que no quiso casarse con ella y eso fue "una verdadera tragedia". LITERATURA FRENTE AL CINE Y LA TELEVISIÓN Igualmente, ha anunciado que está tratando de escribir una secuela de su novela policíaca  El cielo llora por mí porque "quiero hablar de la Nicaragua de hoy en día, la que estamos viviendo", debido a que, a su juicio, la novela negra "no es solo un conflicto criminal, sino que da la oportunidad de hacer un retrato de la sociedad contemporánea". Asimismo, en contraposición con las series televisivas, ha defendido que el mundo visual "nunca va a acercar sus fronteras" a la literatura porque "la gran maravilla" de la literatura es que "las imágenes que yo tengo en la cabeza las transformo en signos, que son las palabras, y esos signos, a su vez, van a ser descifrados por el lector". "Él va a imaginar lo que yo imaginé y lo va a imaginar de manera distinta. Y cada lector que lee imagina a su modo. Esa es la gran maravilla de la literatura con la que ni el cine ni la televisión pueden competir", ha proclamado, porque aunque pueda haber "buenos guionistas, no fabrican imágenes, fabrican diálogos", mientras que el escritor fabrica las dos cosas y "tiene un universo más completo". Igualmente, ha incidido en que desde 1996 "no soy miembro de ningún partido" y está "lejos" del mundo político, pero ha aclarado que opina sobre lo que ocurre en América Latina "como ciudadano" y que se siente "muy bien en el territorio de la literatura". "Tengo más lectores que electores", ha asegurado. LAS ELECCIONES EN NICARAGUA NO SON "NINGÚN RETO DEMOCRÁTICO" Sobre Nicaragua, ha incidido en que es un "país pequeño" con una economía "débil" y dependiente, por ejemplo, del petróleo de Venezuela y ha puesto de relieve que América Latina es un continente "muy vasto" con distintos tipos de países.
Con respecto a las próximas elecciones de Nicaragua, no prevé ningún cambio porque "no puede haber sorpresas electorales en el país" ya que Daniel Ortega volverá a optar a la presidencia y porque "no hay quien cuente los votos, es un mecanismo electoral totalmente sometido al Gobierno y al partido del Gobierno". "Por lo tanto, lo veo como algo cautivo que no presenta para mí ningún reto democrático", ha lamentado.